Glosario

Type a term:

Productos de Aseo y Cuidado Personal: Descripción

personal care productsMuchos de los productos que usamos para nuestro aseo y cuidado personal contienen sustancias que son capaces de interferir con procesos a nivel hormonal. Estas sustancias son añadidas a lociones y fluidos con el objeto de incrementar su actividad o prolongar su duración. De manera más preocupante, algunos productos capilares creados especialmente para jóvenes afroamericanas contienen estrógenos y hormonas de placenta, sustancias que están directamente relacionadas con el desarrollo mamario. La mejor decisión para elegir un producto sobre otro debe, por lo tanto, pasar por leer la lista de ingredientes.

¿Cuáles son las sustancias químicas que están causando preocupación y dónde se las puede encontrar?

La adición de estrógenos, hormonas placentarias, y otros aditivos hormonales en algunos champúes y otros productos de cuidado del cabello es especialmente preocupante, en particular los productos creados para las mujeres y muchachas en la comunidad afro-americana. Estos productos se han sido relacionados al desarrollo prematuro del seno en muchachas jóvenes que usan este tipo de productos. Estudios recientes exploran si existe alguna relación entre la exposición hormonal al uso de estos productos y la pubertad prematura observada en muchachas afro-americanas en los Estados Unidos y también el índice creciente del cáncer de mama en jóvenes afro-americanas premenopáusicas. Otros compuestos que se encuentran comúnmente en productos de cuidado personal que han estado implicados al riesgo del cáncer de mama incluyen los ftalatos y los parabenes. Los ftalatos se utilizan como suavizadores y solventes plásticos en muchos productos. Se encuentran en lacas, bálsamos, fragancias, desodorizantes, y removedores de esmalte de uñas. Los ftalatos también se encuentran en la mayoría de los productos plásticos incluyendo botellas plásticas, tubos de PVC, y juguetes.

Los parabenes se utilizan como preservativos anti-microbianos en productos tales como champúes, cosméticos, lociones, y bloqueadores solares. Los parabenes y los ftalatos se encuentran ambos en contenedores de comida como el estireno y el plástico para envolver. Los parabenes se pueden también agregar como preservativos de alimentos.

¿Cómo pueden estas sustancias químicas entrar al cuerpo?

Ciertas hormonas que forman parte de champús y otros productos para el cabello pueden ser fácilmente absorbidas a través de la piel. Los ftalatos no están firmemente unidos a la matriz del plástico, y por lo tanto pueden filtrarse hacia los líquidos o superficies cercanas, incluyendo la piel y ciertos fluidos corporales. Estos pueden ser absorbidos directamente a través de la piel, aunque la penetración se produce en forma lenta. Algunos de los ftalatos son agregados directamente en cosméticos y perfumes junto a otras sustancias químicas que ayudan aumentar la frecuencia de penetración. Los ftalatos pueden también ser liberados directamente al medio ambiente durante el proceso de producción, uso y eliminación de PVC y otros plásticos. Trazas de ftalatos pueden ser encontrados en los alimentos, en el aire al interior de las viviendas, en los suelos y en los sedimentos [Staples et al., 1997].

Los parabenes son usados como parte de la mezcla usada en la preparación de lociones, perfumes y cosméticos. Una vez que estos productos son aplicados en forma tópica, pueden fácilmente penetrar a las capas más profundas de la piel y ser acumulados en los tejidos locales.

¿Cuáles son los mecanismos mediante los cuales estas sustancias químicas pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama? 

Los estrógenos, hormonas placentarias y otras hormonas presentes en ciertos productos de tratamiento capilar ingresan al torrente sanguíneo y actúan de forma aditiva con los estrógenos propios del organismo. Los ftalatos son tan comunes en nuestro ambiente que ha sido difícil entender sus efectos potenciales sobre el riesgo de ciertas enfermedades, incluyendo el cáncer de mama.  Aunque se han conducido estudios que sugieren una relación entre la exposición del ftalato del polvo en hogares y asma en niños [Bornehag et al., 2004], hasta la fecha no se ha conducido ningún estudio epidemiológico concreto sobre la posible relación entre los productos químicos y el cáncer de mama en grandes muestras de gente.Sin embargo, sabemos que los ftalatos están asociados a desórdenes hormonales y reproductivos en estudios animales. La mayoría de estos estudios se ha hecho en machos, quienes muestran efectos más pronunciados en su fisiología reproductiva. Si se encuentran efectos similares en hembras, donde exposiciones a ftalatos sean asociadas a cambios en niveles hormonales, sería apropiado comenzar a preocuparse de exposiciones a niveles relativamente pequeños de ftalatos sobre un período largo. Un estudio que demuestra una relación entre los altos niveles de ftalatos y el desarrollo mamario prematuro en muchachas jóvenes apoya esta preocupación [Colon et al., 2000].También ha sido demostrado que los parabenes imitan los efectos de los estrógenos en varios estudios experimentales.