Glosario

Type a term:

Soya y Otros Vegetales: Descripción

soya A menudo puede leerse acerca de los posibles efectos protectores de algunos alimentos (especialmente vegetales) que se dice muestran actividad protectora contra una variada gama de enfermedades incluyendo el cáncer de mama. Si bien es cierto que muchas verduras, especialmente la soya, contienen un tipo de estrógeno natural que cuando se consume como parte de una dieta normal, puede disminuir el riesgo al cáncer de mama, también es cierto que la ingestión de cantidades abundantes de suplementos de soya es definitivamente no recomendable, sobre todo para mujeres post-menopáusicas.

¿Bajo qué criterio se afirma que la soya y otros vegetales podrían afectar el riesgo de cáncer de mama? 

Las tasas de cáncer de mama han sido históricamente más altas en los Estados Unidos que en China o Japón. Una explicación común de esto ha sido la diferencia en las dietas tradicionales, con el consumo de una dieta con poca grasa, alta en fibra y alta en soya en poblaciones asiáticas en comparación con la dieta a base de carne, alta en grasas y baja en fibra consumida en occidente [Tham et al., 1998]. 

¿Qué son los estrógenos vegetales?

Estrógenos vegetales, también llamados fitoestrógenos, son compuestos naturales encontrados en muchos alimentos. Existen dos grupos principales: las isoflavonas y los lignanos. Las isoflavonas, que incluyen el genistein y el daidzein se encuentran en soyas y son los fitoestrógenos estudiados más extensamente. Los ignanos se encuentran en la linaza, los cereales, las frutas y bayas. Los fitoestrógenos son llamativamente similares en estructura química al estradiol natural y por lo tanto capaces de formar enlaces químicos con los receptores del estrógeno. 

Aunque los productos químicos como genistein actúan como el estradiol de muchas maneras, pueden también bloquear o disminuir los efectos de propios estrógenos de una mujer. Por lo tanto los efectos protectores y los efectos perjudiciales sobre el desarrollo y la proliferación de células mamarias son posibles. Los datos de estudios de laboratorio han sido altamente controversiales y a veces hasta contradictorios [Bouker y Hilakivi-Clarke, 2000].

Un resumen de lo que revelan las investigaciones:

  • Los datos son controversiales; muchos estudios sugieren que el consumo regular de soya y otras fuentes de los estrógenos vegetales como parte de la dieta regular de una mujer pueda ser levemente protector contra el cáncer de mama. Otros estudios no demuestran efecto alguno.
  • Por otra parte, estudios que observan la ingestión dietética de la soya durante períodos críticos incluyendo nacimiento y adolescencia sugieren efectos protectores contra un desarrollo ulterior de cáncer de mama. 
  • Algunos estudios que examinan los efectos de consumo alto de suplementos de soya (por ejemplo, cápsulas de genistein) sugieren que éste puede conducir ciertos cambios que aumentan el riesgo de cáncer de mama.
  • Algunos estudios de laboratorio sugieren que el consumo de fitoestrógenos puede generar efectos importantes, dependiendo de dosis y frecuencia de uso.