Glosario

Type a term:

Radiación: Descripción

Radiacíon

Actualmente, las dosis de radiación de rayos X requerida para exámenes médicos es muy baja, por lo que es claro que en este sentido, los beneficios son mucho mejores que los riesgos potenciales. No obstante, existe una gran cantidad de evidencia científica que establece que diversas formas de radiación atómica, incluyendo la usada en procedimientos médicos, puede estar contribuyendo a la marcada tendencia a la alza de incidencia del cáncer mamario durante las últimas décadas.

¿Cuáles son las fuentes de radiación que pueden producir cáncer?

La gran mayoría de la radiación ionizante a la cual estamos expuestos (aproximadamente el 82%)  viene de fuentes naturales incluyendo el universo (rayos cósmicos), y de compuestos dentro de la tierra y el aire. Del 18% restante, la fuente más grande (cerca del 80%) viene de fuentes de radiación médicas, incluyendo medicina nuclear, de radiografías y de otros procedimientos de diagnóstico y tratamiento en los cuales se utiliza la radiación. Otro 5% de fuentes artificiales de la radiación en los EE.UU. incluyen la exposición ocupacional, el polvo radiactivo de pruebas nucleares y el uso de combustibles nucleares como fuente de la energía [National Research Council, 2005].

¿Cómo se expone la gente a la radiación?

La cantidad de la exposición de un individuo a la radiación es influenciada por el tipo de asistencia médica que la persona recibe, incluyendo fuentes de radiación para el diagnóstico y el tratamiento, así como su ocupación, y la proximidad de su residencia a fuentes altas de radiación natural, del polvillo radiactivo nuclear y de otras fuentes.

¿Cómo puede la radiación influenciar el riesgo del cáncer de mama?

La radiación de ionización puede romper los enlaces dentro de las moléculas en tejidos biológicos. Más precisamente, puede causar daño al ADN conduciendo a un eventual desarrollo de un cáncer, como el cáncer de mama. El tejido mamario es una de las áreas más sensibles del cuerpo (junto con la médula espinal) en lo que respecta a susceptibilidad a la inducción de cáncer tras estar expuesto a radiación.

El riesgo de cáncer aumenta con exposiciones sucesivas, pero el desarrollo real del cáncer no ocurre por muchos años, a veces décadas, después de tales exposiciones. La exposición de niños, de adolescentes y de adultos jóvenes a una variedad de tipos de radiación médica y militar ha demostrado conducir a aumentos en la incidencia del cáncer de mama, mientras que las mujeres posmenopáusicas expuestas a altas fuentes de la radiación no aparecen tener un riesgo creciente para el cáncer de mama[Boice et el al., 2001Preston et al., 2002].